jueves, 30 de abril de 2009

Helenismo bíblico (un clasiquito en tiempos de tribulación)


Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo vanidad.
¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol?
Generación va y generación viene: mas la tierra siempre permanece.
Y sale el sol, y pónese el sol, y con deseo vuelve a su lugar donde torna a nacer. El viento tira hacia el medio día, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros torna el viento de nuevo.
Los ríos todos van a la mar, y la mar no se hinche; al lugar de donde los ríos vinieron, allí tornan para correr de nuevo.
Todas las cosas andan en trabajo mas que el hombre pueda decir: ni los ojos viendo se hartan de ver, ni los oídos se hinchen de oír.
¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará: y nada hay nuevo debajo del sol.

Ecclesiastés 1; 2-9

3 comentarios:

C-Regueyra dijo...

Definitivamente el mamotreto lo disfrutamos más nosotros que la feligresía.

Pelele dijo...

Estoy de acuerdo

C.A. Fallas dijo...

Que jueputa texto más deprimente, así hasta que dan ganas de quedarse tirado en la cama hasta que empiecen a llevarse los muebles.