sábado, 8 de agosto de 2009

La espuela en la tasca de la esquina


Fotos de Robert Doisneau
A propósito de los "chapaos a la antigua". Una cancioncita de Sabina, la mejor a mi gusto de su disco Alivio de Luto, escrita a cuatro manos entre José Caballero Bonald, que es un poeta y Joaquín Sabina, que es un vejete
Canción triste y desesperanzada si las hay. Con un violín zíngaro que paga los tragos y un pianito que habla de los que retardan la vuelta a casa pero no así el amanecer.



Dos horas después

La tarde consumió su luego fatuo
sin carne, sin pecado, sin quizás,
la noche se agavilla como un ave
a punto de emigrar.

Y el mundo es un hervor de caracolas
ayunas de pimienta, risa y sal,
y el sol es una lágrima en un ojo
que no sabe llorar.

Tu espalda es el ocaso de setiembre,
un mapa sin revés ni marcha atrás,
una gota de orujo acostumbrada
al desdén de la mar.

Y al cabo el calendario y sus ujieres
disecando el oficio de soñar
y la espuela en la tasca de la esquina
y el vicio de olvidar.

Por el renglón del corazón
cada mañana descarrila un tren.
Y al terminar vuelta a empezar
dos horas después de amanecer.

Tiene la vida un lánguido argumento
que no se acaba nunca de aprender,
sabe a licor y a luna despeinada
que no quita la sed.

La noche ha consumido sus botellas
dejándose un jirón en la pared.
Han pasado los días como hojas
de libros sin leer.

3 comentarios:

Asterión dijo...

Aquí viene uno de los "chapaos a la antigua", pero Sabina no me gusta. Solamente su disco "Mentiras piadosas". "Con la frente marchita" me saca las lágrimas.

Para canciones tristes y desesperanzadas: Leonard Cohen o Tom Waits. Esos dos no se han muerto solamente para poder hacernos mierda cn su tristeza, jaja.

Saludos.

Pelele dijo...

Yo es que sí soy sabinista, y le creo todo porque solo mentiras canta, jeje.

Con Tomás y Leonardo estamos de acuerdo. Waits ladra la tristeza, Cohen la reza.

Jenaro Comemaíz dijo...

El problema de Sabina es que le diera por cantar!