miércoles, 22 de julio de 2009

A pedir su mano: (un rito cantao)


Otra canción en español que es de mi afecto: A pedir su mano letra de Lea Lignazi y música de Juan Luis Guerra. Es de esas canciones que se le meten a uno primero en el cuerpo, quiero decir el primer gancho es el ritmo, lo sabroso de la música, de arreglos sencillos pero oportunos (parezco el Romborider) que lo ponen a uno de una a bailar. Pero luego, si se le pone atención a la letra se topa uno con una canción de amor bellamente escrita.
Además, esta canción propone su sentido a partir de una serie de referencias culturales propias de la vida rural dominicana de los negros: peones agrícolas en plantaciones de banano y caña. Esto es interesante desde un punto de vista racial identitario: en este vídeo de youtube de la pieza se genera una discusión entre los comentaristas sobre la diferencia de color entre haitianos y dominicanos, los dominicanos son los más “claritos” del video, los otros, los más “oscuros” son haitianos que llegan a dominicana a trabajar, dice uno de los que comenta. (De esto yo no sé mucho, Carlitos quizá pueda agregar al respecto)

En todo caso, lo poderoso de la letra es que nos plantea un escenario caribeño campesino a punta de poesía –porque hay versos que son pura y dura poesía- en un tono de fiesta y gozo en medio de un contexto de pobreza, economía de subsistencia y de festejo en comunidad. El novio en las estrofas y en el coro la novia que lo recibe con tambores. La canción es una especie de estampa de vida cotidiana.
Los yayales, son las laderas de los cerros. La yagua, es la parte de la palma real por la que se unen las hojas al tallo y que es (o era) usada por los niños para deslizarse por las lomas. El cocuyo es la luciérnaga, ese bichito incandescente. Los palos, son unos tambores de origen africano llamados también atabales que están ligados a ritos religiosos en particular y celebraciones en general y que son parte del folclor de Dominicana. Los guandules son lo que aquí llamamos frijol de palo, que son unos arbustos que dan una vaina llena de bolitas parecidas a los guisantes y que en cualquier lado “pega” (en el patio de la casa de mis padres habían un montón de esos, pelar el frijol de palo es verdaderamente un dolor de guevos, le quedan a uno las manos todas manchadas de negro y hay que tener una paciencia, pero cuando no había ni pa sopa, doña Aura se jalaba un arroz con frijol de palo que les cuento)

Versos de lux:
“Voy a pedir su mano
al amor hay que dar de beber
Voy a cortar un ramo’e nubes
para mojar su querer”


“voy a pintar los manantiales
con óleos de cielo azul”
(que manera de bajar el cielo!)

“y voy a hacerte un traje’e novia
con hojas del platanal”


“y desvestir a los guandules
pa’limentar el amor


No compra nada este muchacho, todo lo hace, todo lo toma de la tierra (ahora si quedó cursi…)



Voy a pedir su mano
al amor hay que dar de beber
voy a cortar un ramo’e nubes
para mojar su querer

Voy a bajar por los yayales
en una yagua de tul
voy a pintar los manatiales
con óleos de cielo azul

Voy a prender tu cariñito
como cocuyo en el mar
y voy a hacerte un traje e novia
con hojas del platanal

Viene a pedir mi mano, viene
vamo’ a sonar unos palos
pa’ que me quiera por siempre
Que su amor sea verdadero, ¡oh!
pa’ que me quiera, ¡ay!

Viene a pedir mi mano, viene
vamo’ a sonar unos palos
pa’ que me quiera por siempre
Pa’ yo prender mi lucero
pa que me quiera, ¡ay!
viene a pedir mi mano, viene

Y cuando tenga tu permiso
voy a volar Norte a Sur
para buscar arrib’el pino
el nido que quieras tú

Voy a prender tu cariñito
como cocuyo en el mar
y voy a hacerte un traje e novia
con hojas del platanal

Y acariciarte en la mañana
y arroparte con el sol
y desvestir a los guandules
pa alimentar el amor

Viene a pedir mi mano, viene
vamo a sonar unos palos
pa que me quiera por siempre
Que su amor sea verdadero, oh!
pa que me quiera, ¡ay!

Viene a pedir mi mano, viene
vamo a sonar unos palos
pa que me quiera por siempre
Pa yo prender mi lucero
pa que me quiera, ¡ay!
viene a pedir mi mano, viene
¡Oye!

6 comentarios:

Jenaro Comemaíz dijo...

A mí se me hace que toda esa poesía, como por ejemplo: "voy a cortar un ramo de nubes
para mojar su querer", procede de una metaforología (el término, creo, es de Blumenberg) que sospecho jocosa. Quiero decir que posiblemente los camepsinos de cuba utilizaban el término "rabo de nube" bajo modalidades, además de explicativas, jocosas. No sé. Cuando era niño escuché a un amigo de mi abuelo decir "jue puta luna más linda, parece una tortilla de queso" despertando, de inmediato, la hilaridad de los presentes. Habría que estudiarlo.

Pelele dijo...

sí es un tema vacilón. Otra vara que me viene en la cabeza hace rato es la constante (creo porque es más una sospecha) metaforización con elementos gastronómicos, en el caribe o almenos en la música isleña (no que sea exclusivo)lo pienso sí como una "tradición" no muy consciente, pienso por lo menos ahora en calle 13, que siendo música urbana, todas sus letras están plagadas de comida, de una manera que resulta efectiva y fuerte.

Jenaro Comemaíz dijo...

En cuanto a eso último. Yo lo atribuiría, en cierto modo, a los remanentes del son cubano, cuyo origen, precisamente, se remonta a los pregones que anunciaban la venta de algunos alimentos. Naturalmente es más complejo que eso. Sería vacilón ponerle atención al desarrollo de esos "usos y costumbes"

raaul dijo...

Yo creo que es la condición humana que nos hace proclives a la asociación de elementos y nos mantiene en constante búsqueda de placer. En la música se delatan estas intenciones al hablar de comida.
Asociamos música - baile - coger - comer.
Escribimos música - comida para bailar y coger.
;)
Para elucubraciones, elucubrador y medio.

Jenaro dijo...

Psicologismos, Lau, puros piscologismos... Jajajajaja

Laura dijo...

Exactamente!!!! ;)